• Secciones
  • Más contenidos
  • Buscar
  • Social
  • Iniciar sesión
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 24 de enero de 2018

FIPSE apoya a un equipo del Gregorio Marañón en la creación de un dispositivo que simplifica laringoscopias, gastroscopias y otras pruebas diagnósticas y terapéuticas

Un equipo de anestesistas del Hospital Gregorio Marañón de Madrid ha desarrollado un revolucionario dispositivo para uso clínico y anestesia que protege al paciente y a los instrumentos médicos en las intervenciones que requieren la introducción de diferentes instrumentos a través de la cavidad oral para acceder al tracto digestivo y a la vía aérea inferior, bajo sedación o anestesia general.

Por Redacción |

El nuevo dispositivo recibió recientemente uno de los cuatro galardones de la segunda edición de los IDEA2 Global Awards, organizada por el Massachusetts Institute of Technology (MIT), un programa de mentorización internacional en el que el equipo del Gregorio Marañón participó con el apoyo de la Fundación para la Innovación y la Prospectiva en Salud en España, FIPSE.

 

Cuatro funcionalidades

 

De acuerdo con sus inventores, los doctores Guillermo Rodríguez Bernal y Javier Casanova Barea, anestesistas del Hospital Gregorio Marañón, el nuevo dispositivo ofrece cuatro funcionalidades: facilita la apertura de la boca, impide que se obstruya la vía gracias a un depresor lingual, protege los dientes y la boca del paciente evitando lesiones habituales al realizar la laringoscopia y las demás pruebas diagnóstico-terapéuticas, e incluso permite intubar a los pacientes sin necesidad de utilizar un laringoscopio.

 

Su uso – comentan- no sólo ofrecerá nuevas funcionalidades, también supondrá un cambio total en la técnica que se utiliza actualmente, aumentando la seguridad de los pacientes y facilitando los procedimientos, que durarán menos y tendrán un menor coste”.

 

El nuevo dispositivo está formado por: un protector de dientes y labios y un depresor y, en una primera fase, se fabricará en 3 tallas, en plástico biocompatible semirrígido y desechable.

 

Patentes

 

Los primeros prototipos funcionales se han realizado utilizando sistemas de diseño e impresión 3D. “La tecnología está protegida -explican- vía patente nacional y estamos en proceso de extensión internacional. Además de la evolución de este dispositivo hay más ideas en cartera, en el área quirúrgica y todo lo relacionado con la anestesia”.

 

Mercado Global

 

De acuerdo con los primeros estudios, el coste de cada dispositivo será inferior a los 6 euros y su mercado potencial enorme “cada año en el mundo –señalan- se realizan más de 200 millones de cirugías mayores, a las que hay que añadir millones de endoscopias y otras intervenciones”. El proyecto está en proceso de firma de licencia con un fabricante español y se está valorando la incorporación de un tercer socio internacional. Según los plazos previstos, el dispositivo podría llegar al mercado antes de que acabe el año.

 

Apoyo de FIPSE y del Gregorio Marañón

 

El proyecto fue uno de los beneficiarios de la Convocatoria de 2016 de Ayudas para la Realización de Estudios de Viabilidad de FIPSE y uno de los seleccionados por la Fundación para el programa de mentorización internacional IDEA2 del MIT, desarrollado en el segundo semestre de 2017, donde 3 de los 6 proyectos avalados por FIPSE se llevaron 3 de los 4 premios del programa, de los que PDS Pathfinder Award correspondió a este dispositivo.

 

Desde su inicio el proyecto ha contado con el apoyo de la Unidad de Apoyo a la Innovación (UAI) del Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón (IiSGM), desde el asesoramiento en cuanto a la protección de la tecnología y la financiación requerida, como en la búsqueda de colaboradores y potenciales licenciatarios.

 

Fipse ha marcado un punto de inflexión en nuestro proyecto, primero al financiar los primeros prototipos y el estudio de viabilidad, y luego con el programa de mentorización internacional del MIT. Somos clínicos puros, y el MIT nos ha cambiado la mentalidad totalmente. No basta con tener una buena idea, también hay que tener un modelo de negocio, un estudio de costes, saber hablar con inversores y socios potenciales…”.

Acceda para comentar como usuario
GPSNEWS REVISTA DEL MUNDO DE LA COMUNICACIÓN Y LAS RRPP
GPSNews • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress